Bicheando
Menu principal

Aparecen cartas de Walt Disney que confirman su origen mojaquero

Aparecen cartas de Walt Disney que confirman su origen mojaquero
Rincones

Almería tierra de sorpresas

28/12/2016

Hoy, gracias a una buena cantidad de correspondencia que tras años desaparecida sale a la luz, se confirma una historia que, hasta ahora, tan sólo era un mito que pendía de especulaciones, rumores y suposiciones. Y es que el contenido de las cuartillas, dictadas por mismísimo padre de los dibujos animados y escritas del puño y letra de su madre biológica, confirman lo que hasta ahora quedaba en el tintero de la historia: Walt Disney Nació en la provincia de Almería y más concretamente en la localidad de Mojácar. En primicia, te mostramos algunas de esas cartas que van dirigidas al que fue su padre y cuentan cómo descubrió, en su adolescencia, la auténtica identidad de su madre, la lavandera Isabel Zamora.

imagen cartas

Hace cinco días, el 23 de diciembre de 2016, mientras se preparaba y limpiaba la iglesia parroquial de Santa María (Mojácar), uno de los operarios de limpieza descubría un sonido hueco al golpear el suelo. Horas más tarde y con la ayuda de especialistas, se descubría el pequeño misterio: un espacio secreto entresuelos que contenía un fardo de cartas sin destinatario ni remite, tan sólo la palabra “Padre” escrita en el dorso. Movidos por la curiosidad y la intención de descubrir al dueño para hacerle llegar la correspondencia, hacían el enorme hallazgo: las cuartillas, dictadas por el propio Walt Disney y escritas del puño y letra de su madre biológica, Isabel Zamora, iban dirigidas a su auténtico padre, como podemos ver en la imagen facilitada por el ayuntamiento de Mojácar, hasta ahora sólo de uno de los escritos, el que parece ser el primero de todos:

“Padre, no sabe cuánto me complace escribirle. Durante años, no he sabido de su existencia y ahora, fíjese, de repente padre e hijo. Un sentimiento parecido sentí cuando los que creía mis padres me contaban la verdad. Es curiosa la historia, pues Isabel ha sido durante años una institutriz para mí: me enseñó español y escribe esta carta por mí. Es un placer dirigirme a usted, aunque ella me ha insistido en no plasmar direcciones ni nombres, asegurándome que sus conocidos lo encontrarían, confío en su palabra. No busco en usted un referente paterno, pues Elías ha sido un buen padre y los Disney son y serán siempre mi familia. Pero ello no impide que quiera comenzar esta relación por correspondencia, pues me gustaría saber más de mis raíces y del lugar en el que nací, que me fue privado conocer. Con mis mejores deseos y esperando respuesta, Walt Disney.”

carta

Como podemos ver, la carta, de 1916 (como reza en su dorso), es toda una declaración firmada del cineasta que confirma este hecho que durante años había quedado delegado al rango de “leyenda urbana”. En las al menos 6 cartas que se han encontrado, se asume que el padre (del cual en ningún momento se intuye la identidad, aunque historias anteriores apuntan al médico Ginés Carrillo) continuó la correspondencia con su hijo durante unos años, hasta que en 1918, año en el que se alistó, dejan de aparecer cartas. A lo largo de los escritos, según hemos podido saber, nos encontramos ante una relación cordial, pero educada y distante en la que padre e hijo se hablaban con respeto pero sin apenas afecto (normal, teniendo en cuenta que jamás se habían visto). Lo que sí se percibe con claridad es la fascinación que Walt sentía por la tierra recién descubierta y el cariño que sí que Isabel Zamora despertaba en él, pues ella le había abierto ese mundo.

Tras el revisado y confirmada la autenticidad de la primera de ellas, los especialistas nos brindan una conclusión más certera de algunas cosas que a ojos inexpertos pasan desapercibidas. Héctor Tuga, reconocido historiador de Almería nos cuenta: “Estaba claro que no quería que nadie supiese quién era su padre. Aún era muy joven en esta época para que el secretismo fuera por su estatus, lo que nos hace pensar que su propia madre, preocupada del qué dirán y temeros de causarle un problema al padre del joven, le instó a no usar el nombre. Da a entender también que ella conocía la forma o los medios de hacer llegar esas cartas a Almería a pesar de la poca información que contienen los sobres, es una incógnita que aún no se ha desvelado y que, personalmente, me resulta fascinante, porque en aquella época las comunicaciones eran muy diferentes a como las conocemos ahora.”

investigacion

Hemos preguntado también el por qué, si tanta intención tenía el creador de Mickey Mouse de conocer su tierra nunca lo hizo. “Como hemos dicho, aún era muy joven. Después de estar en el ejército, encontró en casa la oportunidad de dedicarse al dibujo en el ámbito de la publicidad. Tardó años en llegar a donde llegó, pero supongo que el empeño que dedicó a ello, le quitó el tiempo de todo lo demás. Y al cabo del tiempo, me inclino a pensar que dejó la idea de lado porque llegó tan alto que todo lo demás quedó en segundo plano.” A pesar de no poder facilitarnos más imágenes, nos regala un fragmento de una de las cartas que aún se están analizando:

“ En mi infancia, me fascinaba con algunas recetas que, ahora, sé que proceden del mismo lugar que yo y, quizás por eso, me gustan tanto aquellos platos, en especial aquel al que llamaba ‘migas’ y que hacía con pan duro. ¿Quién podría decir que tal delicia se podría cocinar con el pan que en la granja usábamos para alimentar a los animales? Por lo que Isabel me cuenta, aquella es una tierra de belleza arrebatadora y no puedo negar que, en un futuro, me encantaría conocerla.”

Por su parte, Héctor Tuga nos invita a esperar unas semanas, a que el equipo pueda seguir investigando el contenido de las cartas y dónde se encontraron, pues esperan que este sea el primer descubrimiento de muchos que demuestren verdaderamente de dónde vino y quién era Walt Disney.

inocente
Planes relacionados
Comenta y comparte




comentario 1
Angeles
21/01/2017 22:03:33

Siempre lo habia pensado

comentario 2
Juan
21/01/2017 22:04:40

Vaya inocentada. Casi pico


Ir Arriba